ESTATUTO LABORAL JUVENIL

UN PASO MÁS PARA AVANZAR

AL OCASO DEL DERECHO LABORAL

EN CHILE

Florencio Pardo Montenegro[1]

“Es necesario convencer a los trabajadores que son un gran poder, como no hay otro, pero que la fuerza de su poder sólo reside en la organización.”

 Luis Emilio Recabarren

Si la Reforma Laboral de la Nueva Mayoría eliminó derechos y restringió otros, de corte colectivo de los trabajadores, es decir, de libertad sindical, de negociación colectiva y del derecho a huelga, la Reforma de Piñera, viene a eliminar y/o restringir históricos y fundamentales derechos individuales de los trabajadores. Todos ellos, garantizados en múltiples Tratados y Convenios Internacionales de Derechos Humanos suscritos y ratificados por el Estado de Chile.

Es así que el Proyecto de Ley que crea un “Estatuto Laboral Para Jóvenes Que Se Encuentren Estudiando en la Educación Superior”, y que ya inició su camino hacia el senado para su aprobación, viene en eliminar los límites a la jornada laboral diaria, es decir, se permitirá que el trabajador pueda trabajar hasta 10 horas diarias  si es continua y  12 horas diarias si es que es jornada discontinua. Por lo que  además se permite al empleador citar al trabajador en dos bloques diarios o en una jornada de trabajo diaria cortada. Respecto a la jornada semanal, se faculta su distribución en una cantidad menor de días a la actual, de cinco o seis días, hasta en cuatro días[1]. La Reforma elimina el derecho al descanso dominical y de los días festivos, ya que no se requerirá cumplir con ciertos requisitos por la empresa, la naturaleza de los  servicios a desempeñar o el caso fortuito o fuerza mayor para poder contemplar el día domingo o festivo como ordinario.  Ni siquiera contemplando el derecho al descanso de dos domingos en el mes.  Aumenta hasta dos las renovaciones del contrato a plazo y supera con creces el límite que se establece actualmente en el Código del Trabajo para este tipo de contrato, que es de hasta un año, con una posible renovación por un año más. El que con la reforma, podrá durar hasta los 29 años de edad del trabajador o mientras éste se encuentre estudiando en la educación superior.  Asimismo, elimina la indemnización por años de servicios, ya que este tipo de contratos no la contempla, pues expira por la simple llegada del plazo establecido en el contrato sin derecho a indemnización alguna, por lo mismo quita el exiguo seguro de cesantía que tiene el trabajador terminada la relación laboral. Todo lo que profundiza aún más la precarización de las relaciones laborales en Chile.

Pero como corolario, la Reforma Laboral de Piñera impedirá que los jóvenes trabajadores puedan negociar colectivamente y ejercer lo que va quedando de derecho a huelga (sí es que así aún lo podemos denominar),  puesto que la Reforma Laboral de la Nueva Mayoría,  no les entregó fuero a los trabajadores con esta modalidad contractual, por lo  que expirado el plazo establecido en el contrato, termina la relación laboral, no obstante estar inmerso en una negociación colectiva y/o ejerciendo el derecho a huelga.

Si bien es cierto que con el Código del Trabajo en las manos, los trabajadores nunca consiguieron mucho, esta reforma es un verdadero atentado a lo que va quedando del clásico derecho laboral, que según se decía, tenía como principio ilustrador la protección de la parte más débil, el trabajador.

Si hay precarización del trabajo, debe existir resistencia y esta no se encuentra en el parlamento, sino en las calles y en la unión y organización de los trabajadores de todo tipo. Lo que viene para la clase trabajadora, sino detiene la Reforma  Laboral Juvenil, es aún peor, puesto que la clase dominante ya ha comenzado su plan de intensificación en la neoliberalización de las relaciones laborales, para desmontar el derecho laboral y dejarlas al arbitrio del mercado, como un mero contrato civil. Ejemplo de ello, son los trabajadores a honorarios del Estado chileno, sin ningún beneficio o derecho laboral, la uberización del empleo y la llegada de Amazon a Chile, símbolo del No trabajo, o del disfraz del trabajador como un micro empresario o colaborador, para evadir toda responsabilidad de índole laboral.

[1] Abogado, doctorando en Derecho U. de Buenos Aires, Magister y Diplomado en Derecho Penal U. de Chile. Docente de Derecho Laboral y Penal en U. ARCIS.

[1] Lo que ya se contempla en el actual Código del Trabajo, en virtud de la Reforma Laboral de La Nueva Mayoría, Ley N° 20.940 del 8 de septiembre de 2016, que estableció los pactos sobre distribución de jornada en el artículo 375.

A continuación en PDF, el texto completo de este documento que incluye el actual proyecto de ley en tramite en el Senado.

ESTATUTO LABORAL JUVENIL