Sindicatos entregan carta al Ministro del Trabajo para que se pronuncie por el caso de Alejandro Castro

La Central Clasista de Trabajadoras y Trabajadores, se hace presente en las dependencias del Ministerio del Trabajo, para hacer entrega de una carta y manifestar su reclamo frente a este grave hecho todavía no aclarado y que tuvo como victima a un dirigente sindical.

A continuación reproducimos el texto de la misiva:

Señor Ministro del Trabajo y Previsión Social

De nuestra consideración:

Hace ya algunos días fue encontrado el cuerpo sin vida de Alejandro Castro, Tesorero del Sindicato de Pescadores Artesanales C- 24 de Quintero.

La primera información oficial habla de suicidio, pero ni la familia, ni sus compañeros, ni la población en general validan esta tesis. Misma argumentación que se sostuvo desde que el 22 de agosto de 2016 muriera en extrañas circunstancias la defensora ambientalista Macarena Valdés, tesis que recientemente ha sido desestimada por peritajes independientes.

Por eso estamos aquí, para expresar nuestro repudio ante crímenes alevosos que no tienen explicación y para demandarle, en su condición de Ministro del trabajo, una palabra clara respecto de la muerte de Alejandro así como sobre el drama que viven los habitantes de Puchuncaví y Quintero.

Mientras la maraña burocrática busca soluciones que permitan dar la imagen de cambio a las condiciones deplorables de ambas comunas, por supuesto sin afectar el accionar de las empresas y las generosas utilidades que en su mayoría van a capitalistas privados.

Son decenas los muertos por contaminación en ya mucho tiempo de envenenamiento al aire y a las aguas del mar, son mínimas las medidas de contención y de limpieza del entorno, tal parece que donde residen los pobres no se toman medidas de fondo. Ya pasó con Til Til, ya se está sufriendo en Melipilla y se disemina por el país la barbarie del capital arrasador.

No podemos cerrar la presente sin exigirle a usted, en su condición de ministro y de autoridad del gobierno de turno, una opinión pública respecto de los crímenes sin aclaración total del los trabajadores Rodrigo Cisternas, Juan  Pablo Jimenez y Nelson Quichillao, todos muertos mientras expresaban su rechazo a las leyes laborales que nos privan permanentemente de derechos.

Las familias de nuestros compañeros, de Macarena, de todos los que han muerto en sus lugares de trabajo debido a las deficientes normas de seguridad a la carencia de elementos de seguridad y por su condición de trabajadores contratados y subcontratados, así como quienes conformamos la Central Clasista de Trabajadoras y Trabajadores, creemos que su ministerio y el gobierno no pueden seguir guardando silencio.

 

Santiago, 16 de Octubre de 2018

Directorio Nacional