FUERZA PARA ESTE NUEVO AÑO 2019

OTRO AÑO PARA SEGUIR LEVANTANDO LA ORGANIZACIÓN Y LA LUCHA POR LOS CAMBIOS.

Un gran saludo para quienes comienzan este nuevo año, manteniendo firme y en alto las banderas de la clase trabajadora. A todas las compañeras y compañeros que el 2018 lucharon en sus organizaciones sindicales y en la calle por sus justas reivindicaciones laborales y contra las desigualdades e injusticias que se generan al amparo de este sistema político-económico.

Un tremendo ejemplo de organización, unidad y lucha lo dieron a fines del año pasado los portuarios de Valparaíso, que con su tenacidad, resistencia y claridad en sus demandas, lograron ir sumando a organizaciones hermanas a lo largo de todo Chile.

Otro ejemplo de organización, fuerza y perseverancia que nos deja el 2018, es el nacimiento de una nueva Central sindical.

Como resultado de un largo trabajo, muchas organizaciones trabajadoras y trabajadores -incluidas las que constituyen el CIUS- cansadas del entreguismo de las organizaciones tradicionales, y su falta de compromiso real con la clase trabajadora, dieron forma en el año que se terminó a la nueva CENTRAL CLASISTA DE TRABAJADORAS Y TRABAJADORES. Que se levanta como la alternativa que será la voz verdadera de los sindicatos y no una caja de resonancia obediente de los partidos políticos y la patronal.

Como trabajadoras y trabajadores sabemos que la constitución y sus leyes impuestas por la fuerza, solo benefician a un sector social que en alianza con la denominada clase política, han seguido profundizando las brechas existentes entre la mayoría de la población que depende de su trabajo y aquellos que se benefician de los bajos salarios y la permanente precarización laboral.

Por esta razón ni los empresarios ni los políticos le han puesto empeño para frenar la corrupción en las instituciones armadas y carabineros durante décadas, seguramente los robos de dineros del Estado que ahora se conocen, se arrastran desde que se hicieron del poder en el 73 en la más completa impunidad, porque estas instituciones armadas son las que a través de la represión a los movimientos sociales garantizan, los privilegios y evitan que se cambie una constitución nacida a la sombra de una dictadura.

Este nuevo año debe ser también de lucha y de denuncia contra todo tipo de injusticia y desigualdad. Se tienen que seguir poniendo en el centro de la discusión los temas de género, medioambiente, previsión social, derechos de los niños y niñas, derechos de Los pueblos originarios y la comunidad LGBT.

UN ABRAZO FRATERNO PARA TODAS Y TODOS LOS QUE LUCHAN Y SE ORGANIZAN,

MUCHA FUERZA PARA ESTE 2019

Y QUE NINGÚN TRABAJADOR O TRABAJADORA OLVIDE

QUE NADA VA A CAMBIAR EN CHILE, SI NO HAY  ORGANIZACIÓN  Y LUCHA.