Trabajo Sindical

UNA TAREA NECESARIA:

Se hace necesario y urgente levantar medios informativos desde las organizaciones de Trabajadores que tengan como objetivo principal la información y la educación popular. Especialmente en nuestro país, donde la mayoría de los medios tradicionales pertenecen a los mismos patrones dueños del sistema político y económico.

Compañeras y Compañeros Trabajadores, dirigentes, socios de organizaciones sindicales y también quienes no están organizados, somos el CIUS, somos un grupo de organizaciones sindicales del sector público y del sector privado, estamos en un permanente ejercicio de unidad en la acción, con un profundo compromiso con la causa de la clase trabajadora, somos un instrumento cuyo único norte es educar a los trabajadores en sus derechos e incentivar en ellos la necesidad de organizarse.

Somos claramente anticapitalistas, luchamos por construir una sociedad más justa y digna, nuestro actuar es independiente y autónomo pues no hay otros, al margen de los trabajadores, que puedan determinar lo que estos hacen.

Les invitamos a seguirnos, a difundir sus actividades en estos espacios clasistas, a reproducir los contenidos y hacernos llegar sus propuestas y sugerencias. También las y los invitamos  a ser CIUS, a ser pueblo que lucha organizado.

Un abrazo para todas y todos, esperamos que se este sea un espacio donde cada uno se pueda reconocer orgullosamente como parte de una clase, que sea un espacio de ayuda para formar sindicatos para aquellos que todavía no están organizados. Que esta herramienta se transforme en un instrumento de unidad, para que juntos vayamos por este largo camino de los cambios sociales, sin bajar las banderas de lucha que muchas Trabajadoras y Trabajadores levantaron antes de nosotros.

Comité Editorial CIUS

¿Qué es el Contrato de Trabajo?

El contrato de trabajo es un acuerdo entre un trabajador y un empleador. Uno entregará servicios personales bajo dependencia y el otro pagara por esos servicios.

El contrato debe constar por escrito y ser firmado por ambas partes en un plazo de 15 días, desde que el trabajador comenzó a prestar servicios. Este plazo será de 5 días, si el contrato es por obra o faena determinada o dura menos de 30 días. Debe suscribirse en 2 ejemplares: uno será para el empleador(a) y otra para el trabajador(a).

Si por alguna razón no se le hizo contrato de trabajo dentro de los plazos que aquí se indican y con posterioridad hay despido, debe tener presente lo que indica la ley: “La falta de contrato escrito hará presumir legalmente que son estipulaciones del contrato las que declare el trabajador”.

Se recomienda mantener en su poder cualquier documento que indique que prestó servicios en esa empresa (liquidación de pago, fotocopia de tarjeta de registro diario) y disponer de testigos que puedan certificar, de ser necesario, que usted trabajaba en ese lugar.

¿Qué pasa si no me han hecho contrato y me despiden?

Primero tenga claro que cuando trabaja sin contrato está perdiendo una serie de derechos básicos, como son protección social, atención médica en caso de accidente del trabajo, antigüedad para efectos de indemnización y vacaciones, entre otros.

Cuando el trabajador es despedido y no tiene contrato, debe presentarse en la Inspección del Trabajo más cercana al lugar donde trabaja y colocar un RECLAMO, explicando que trabajó tanto tiempo y no se le hizo contrato.

Será citado a un comparendo donde la empresa podrá negarse a pagar lo que el trabajador reclama, lo que obligará a demandar ante los tribunales del trabajo (asegúrese siempre de contar con testigos que lo respalden).

¿Qué es un contrato a plazo fijo?

 Es un acuerdo entre trabajador y empleador con fecha determinada de vigencia. O sea, desde el momento que se firma se sabe cuándo termina.

Su duración máxima es de un año, salvo que sea gerente o persona con título profesional o técnico, caso en que la duración del plazo fijo puede llegar hasta dos años.

Se puede renovar una vez, pero siempre tenga presente que esa renovación debe ser inmediatamente a continuación del vencimiento.

No es legal que después de pasar un tiempo el empleador le renueve el contrato de plazo fijo. Usted no está obligado a firmar esa renovación, su contrato ya es indefinido.

 

¿Qué son los contratos a honorarios?

En el Código del Trabajo no existe el “contrato a honorarios”.

Cualquier persona que presta servicios en una empresa, que tiene que responder a un jefe, que cumple una jornada horaria y que por ello recibe una remuneración en forma mensual, quincenal, semanal o diaria, debe tener contrato de trabajo.

Los honorarios son trabajos esporádicos, de corta duración, por los que regularmente se da boleta de servicios y la relación entre las partes no se sujeta a las normas de Código del Trabajo.

El contrato a honorarios, a diferencia del contrato de trabajo, implica una relación de “prestación de servicios” que no tiene el signo de la “dependencia” (sujeción jerárquica, cumplimiento de jornada controlada, estipendio periódico fijo, etc.)  Sino que el de la autonomía del contratante (se asemeja al contrato de “arrendamiento de servicios”) y la cancelación de los servicios prestados no consta en la típica Liquidación de sueldo del laboralmente contratado sino que en la emisión de una Boleta de Honorarios.

 

 ¿Existe el contrato a prueba?

 Tampoco existe la figura del “contrato a prueba”, aunque en este caso dicha norma no se aplica a las trabajadoras de casa particular, para quienes “las dos primeras semanas de trabajo se estimaran como periodo de prueba y durante ese lapso podrá resolverse el contrato a voluntad de cualquiera de las partes, siempre que se dé un aviso con tres días de anticipación -a lo menos- y se pague el tiempo servido”.